Difteria

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (2014) menciona que la difteria es una enfermedad seria causada por una toxina (veneno) que producen las bacterias. Causa un recubrimiento espeso en la parte posterior de la nariz o la garganta que dificulta respirar o tragar. Puede ser mortal. La vacuna DTaP protege contra la difteria.

El recubrimiento en la garganta puede tornarse tan espeso como para bloquear las vías respiratorias impidiendo así que la persona respire. La toxina de la difteria puede atacar el corazón causando ritmos cardíacos anormales e incluso un paro cardíaco; también el sistema nervioso causando la parálisis (no poder mover ciertas partes del cuerpo). En niños menores de 5 años, 1 de cada 5 niños con difteria muere.

Se transmite cuando una persona infectada tose o estornuda; esta puede transmitir la enfermedad hasta 2 semanas después de la infección. La vacuna DTaP es una inyección que combina las vacunas contra la difteria y otras dos enfermedades graves: el tétano y la tos ferina (pertussis).


Vacuna contra difteria

Según el CDC (2014) para obtener la mayor protección, a los niños se les debe aplicar cinco dosis: la primera a los 2 meses, otra a los 4 meses; una tercera dosis a los 6 meses; la cuarta dosis entre los 15 y 18 meses de edad; y una quinta dosis entre los 4 y 6 años de edad. Se necesitan las vacunas de refuerzo para mantener la protección contra la difteria; los niños deben recibir una vacuna de refuerzo Tdap (que protege contra el tétano, difteria y tos ferina) a los 11 o 12 años de edad; los adultos deben aplicarse la vacuna de refuerzo Td (contra el tétano y la difteria) cada 10 años y una dosis de la vacuna Tdap en vez de una de Td.


Referencia

Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (2014). Difteria información para los padres.

Recuperado de este enlace.

 

Centro de Vacunación

SUBIR